Al graduarte, ¿prefieres un salario fijo o iniciar tu propia tu propia empresa?

¿Qué harás al finalizar la universidad? La verdad es que, al graduarse muchos universitarios prefieren montar una nueva empresa que un salario fijo. En España se ha determinado que por lo menos uno de cada cuatro graduados se ve en su propia empresa. Aunque sabemos que no es lo mismo que un salario fijo, parece ser una opción muy atractiva dada la actual crisis económica.

Es por ello que se realizó un estudio mediante encuestas a estudiantes españoles para determinar su opinión con mayor precisión. El 26,8% de los estudiantes ha pensado o ya comenzó a crear su propia empresa. Por otro lado, un 25,2% aspiran ser funcionarios con un salario fijo. Se mostró que los más emprendedores son los estudiantes de ingeniería, arquitectura, ciencias sociales y jurídicas.

¿Seguridad laboral o libertad económica?

La mayoría de los que se inclinan por un salario fijo están más preocupados por su seguridad laboral. Mientras que quienes prefieren montar su propia empresa lo hacen al ver la situación económica mundial. Estos estudios, realizados en marzo de 2016, nos han demostrado que ante la necesidad se crea la virtud. Cuando estos estudiantes vieron y vivieron la crisis económica española, consideraron como salida la creación de una empresa propia.

Otras opciones evaluadas por las encuestas son trabajar en una multinacional, en una Pyme, en un negocio familiar o como freelance. Se llegó a la conclusión de que los chicos son ligeramente más emprendedores (con menos de un 1% de diferencia). Y quienes estudiaron en instituciones públicas están más dispuestos a montar su propia empresa. Todo esto refuerza el pensamiento de que ante los problemas económicos nuestro pensamiento suele estar dirigido al emprendimiento.

¿Cuál es la mejor opción?

En realidad, ambas opciones conllevan sus riesgos y sus beneficios. Un salario fijo proporciona seguridad, pero de por sí está sujeto a la economía y a un presupuesto ajeno. Mientras tanto, montar una empresa te hace tu propio jefe que sigue sus propios sueños; pero te deja a la merced de muchos factores que quizá no conoces inicialmente y pueden destruirte.

De forma que, si estás por decidir tu futuro después de graduarte, conviene pensar en tus capacidades primero. Para ser empresario necesitar desarrollar un sentido de liderazgo, ser emprendedor y buscar ideas y soluciones de donde no las hay. Conlleva un estudio concienzudo y constante de tu mercado, y requiere valentía para tomar decisiones. Si suena a algo en lo que puedes destacarte, adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *